Presbicia

En el mundo hay casi dos billones de personas que sufren de presbicia o vista cansada, lo que les impide ver bien de cerca. En la actualidad, es posible tratarla con procedimientos bilaterales, ambulatorios, seguros, sin corte y sin dolor.

Tener o sufrir presbicia es inevitable. Se trata de un defecto visual que aparece después de los cuarenta años y hace que el ciento por ciento de los individuos de más de 50 años tengan problemas para realizar tareas tan sencillas como leer el diario, mandar un correo electrónico, enhebrar una aguja, leer una etiqueta o marcar un número en el celular. Se calcula que para el 2015 uno de cada tres chilenos sufrirá esta afección.

La presbicia es una alteración fisiológica consecuencia del proceso natural de envejecimiento, que se produce cuando el cristalino (lente natural del ojo), pierde su flexibilidad, volviéndose cada vez más rígido, lo que ocasiona visión borrosa a corta distancia.

¿Te llegaron los cuarenta?

Los nuevos “señores y señoras de las cuatro décadas” andan radiantes y con una energía renovada que los impulsa a repletar gimnasios, agencias de viajes y happy hours.

Pese a esta nueva juventud, hay fantasmas que los nuevos cuarentones no han podido dejar atrás…

Imagen 1

Síntomas:

Los síntomas de la presbicia progresan hasta los sesenta años, aproximadamente, e incluyen:

  • Visión borrosa a una distancia de lectura normal, lo que lleva a alejar los objetos para verlos con claridad.
  • Necesidad de más luz para leer o usar el computador y, eventualmente,
  • Dolores de cabeza por el sobre esfuerzo que hace el ojo para enfocar.

Tratamientos:

Actualmente existen múltiples tratamientos para la presbicia, desde lentes de contacto bifocales o progresivos, lentes ópticos bifocales o multifocales y opciones más invasivas como los lentes intraoculares multifocales, trifocales o acomodativos.

En Clínica Oftalmológica Providencia ofrecemos dos tratamientos para la corrección de la presbicia: Supracor®, tratamiento 100% láser y la Implantación de Lentes Intraoculares. La corrección más apropiada depende de su salud ocular  y su estilo de vida y pasan por lograr que el ojo recupere la multifocalidad. Esto se consigue:

  • Logrando que la córnea sea multifocal, para lo cual se usa el láser Excimer que modela la córnea para que tenga distintos poderes de enfoque.
  • Reemplazando el cristalino por una lente intraocular multifocal, cuyo diseño permite enfocar en la retina imágenes a varias distancias.

Imagen2

 

¿Qué es y en qué consiste el procedimiento SUPRACOR®?

El procedimiento SUPRACOR® está aconsejado para quienes, además de la presbicia tienen otro vicio refractivo, como astigmatismo o hipermetropía. Es básicamente un procedimiento Lasik, porque se basa la misma técnica quirúrgica que realizamos desde hace más de 24 años para corregir la miopía, hipermetría y astigmatismo.

SUPRACOR® utiliza el láser Femtosegundo Victus para crear una lámina o ventana en la córnea (también se puede hacer con un microquerátomo) y luego con un láser de última generación efectúa un tallado multifocal en ella, lo que permite corregir la visión de lejos, intermedia y cerca, eliminando el uso de lentes para dichas distancias.

Supracor®, Procedimiento 100% Láser

Una opción cada vez más usada es la cirugía láser, que está indicada para las personas con intolerancia total al uso de cualquier cristal óptico o de contacto, o bien para aquellos pacientes que por razones laborales o estéticas no desean usar anteojos. Se trata de un procedimiento que actúa sobre la córnea y de manera habitual, permite operar los dos ojos al mismo tiempo y en escasos minutos.

En nuestra clínica realizamos el procedimiento, Supracor® que está aconsejado a quienes, además de la presbicia tienen otro vicio refractivo, como astigmatismo o hipermetropía. Es una técnica rápida, ambulatoria, no intraocular y que se realiza con anestesia tópica (gotas). Otras ventajas de Supracor® es que es bilateral, lo que la diferencia de procedimientos de mono visión (que dejan un ojo para ver de lejos y otro para cerca) y que corrige la presbicia y el defecto refractivo previo en forma simultánea.

Ya en el post operatorio, el paciente nota menos dificultades en la visión de cerca y, antes de 24 horas se da cuenta que ya no necesita usar sus anteojos y puede retomar su vida normal y realizar actividades tan cotidianas como leer, ver televisión o usar el computador. Después de la intervención debe practicar mínimos cuidados, y someterse a controles médicos a la semana, al mes, a los tres meses, a los seis meses y al año.

¿Cuáles son las principales ventajas de SUPRACOR®?

  • Corrige la presbicia y el vicio refractivo pre existente en un solo paso.
  • Es un procedimiento ambulatorio y que dura pocos minutos.
  • Es una cirugía personalizada y 100% láser.
  • Es menos invasiva que las cirugías intraoculares.
  • A las 24 horas permite realizar todas las labores cotidianas: ver televisión, usar el computador, el celular, leer, etc.
  • Es bilateral, lo que la diferencia de procedimientos de mono visión (que dejan un ojo para ver de lejos y otro para cerca).

 

Implante de Lentes Intraoculares:

Consiste en extraer el cristalino (lente natural del ojo) que, por efecto del envejecimiento ha perdido su capacidad de enfocar de cerca y sustituirlo por un lente intraocular multifocal, que hace la función de cristalino artificial. Después de la cirugía se puede ver nítido a todas las distancias sin necesidad de utilizar lentes. Se puede implantar una lente multifocal o una lente acomodativa.

Los lentes intraoculares multifocales se fabrican con materiales acrílicos muy probados que mantienen sus características toda la vida y que permiten que se introduzcan en el interior del ojo plegados sobre sí mismas a través de una incisión mínima.

Imagen3

¿Quiénes son candidatos a esta técnica?

Principalmente personas con buena salud general, que tengan presbicia y además un vicio refractivo pre existente y que deseen no depender de los anteojos ópticos. Nuestros profesionales realizarán una completa evaluación oftalmológica del paciente para asegurarse que el ojo está sano, que la graduación que tiene se puede corregir con esta técnica y que la superficie de su córnea cumple con los parámetros para la realización de este procedimiento.

Dr. Eusebio García, Director Médico Clínica Oftalmológica Providencia.