Miopía

La miopía es un error refractivo de tipo hereditario, que se produce porque el globo ocular es más largo que lo normal y/o la córnea es demasiado curva, lo que significa que el ojo no refracta la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad. Esta condición hace que los ojos miopes vean mal de lejos, porque la imagen no cae sobre la retina, sino que por delante de ésta. Y lo que está cerca lo ven nítido.

La causa de la miopía no se conoce con exactitud, aunque se sabe que la herencia genética juega un papel importante.

Por lo general, la miopía se manifiesta en la infancia, progresa lentamente pero puede empeorar en la adolescencia. Usualmente se detiene entre los 18 y 21 años, aunque existen miopías de tipo progresivo que llevan a severas alteraciones de la visión. Suele corregirse con anteojos o lentes de contacto y la cirugía refractiva es una opción para quienes desean prescindir de ellos.

Técnicas Correctivas

Los vicios de refracción como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son problemas muy comunes y generalmente son corregidos con anteojos, lentes de contacto o procedimientos refractivos. Gracias a los importantes avances tecnológicos registrados en las últimas décadas, éstos últimos han logrado excelentes resultados en eficacia, estabilidad y seguridad.

Clínica Oftalmológica Providencia cuenta con tecnologías tradicionales y de última generación para corregir de manera definitiva los vicios refractivos eliminando la dependencia de los anteojos o lentes de contacto en nuestros pacientes. Entre ellas, cirugía Lasik 100% láser, cirugía Lasik tradicional, PRK, Lasek y Cirugía Faco Refractiva.

El tipo de cirugía refractiva más comúnmente realizado es el procedimiento Lasik, que utiliza un rayo láser para corregir la forma de la córnea y solucionar así el vicio refractivo.

En personas con miopía, el Lasik se utiliza para aplanar una córnea demasiado empinada y en pacientes con hipermetropía para lograr una córnea más empinada. Asimismo, el Lasik puede corregir el astigmatismo moldeando una córnea de forma irregular, haciéndola más suave y normal. Es una técnica mínimamente invasiva que ofrece gran seguridad, eficacia y precisión, permitiendo alcanzar excelentes resultados visuales.

En las altas ametropías y en pacientes con córneas de grosor insuficiente para el tratamiento con láser se utilizan procedimientos intraoculares, entre ellas el implante de lentes intraoculares fáquicos, en que se conserva el cristalino natural del paciente o pseudofáquicos, en que se reemplaza el cristalino del paciente.

VICTUS-TENEO

Lasik 100% Láser

La cirugías ciento por ciento láser, como las que se realizan en nuestra clínica, no usan microquerátomo o bisturí y por lo tanto no hacen cortes.

Este procedimiento es ambulatorio, indoloro, personalizado, seguro y con rápida recuperación visual, ya que en menos de 24 horas la persona puede realizar sus actividades normales. Aunque la intervención dura escasos minutos, el estudio de cada caso y su planeación preoperatoria requiere una atención y análisis exhaustivo. Entre sus ventajas están:

  • Procedimiento ambulatorio que dura menos de 10 minutos.
  • Tratamiento personalizado.
  • Gracias al uso del láser es una técnica menos agresiva y con menos molestias.
  • Más precisa: la resección corneal con láser es más exacta.
  • Rápida recuperación visual (a las 24 horas se pueden realizar todas las labores cotidianas, previa indicación de su médico tratante).

¿Quiénes son candidatos al procedimiento láser?

Las personas mayores de 18 años que tienen un defecto refractivo y quieran dejar sus anteojos o lentes de contacto pueden realizarse el procedimiento, pero previamente serán evaluados por el oftalmólogo, el que solicitará exámenes que determinarán si son aptos para esta técnica. Recuerde que no existe un método de corrección de errores refractivos universalmente aceptado como el mejor y que la mejor opción para usted dependerá de su vicio refractivo, su salud general, su estilo de vida, entre otras variables.

Imagen2

Cirugía Lasik Tradicional

Consiste en un procedimiento quirúrgico ambulatorio, que sólo requiere anestesia local (gotas) y tiene una duración aproximada de 15 minutos. En la cirugía Lasik con el método tradicional hay dos fases:

  • Se levanta una lámina corneal, con un equipo mecánico llamado microquerátomo creando un flap de tejido corneal que permanece adherido al ojo en uno de sus extremos.
  • El láser Excimer modela la superficie de la córnea según el defecto refractivo que
    tenga el paciente y finalmente,  el cirujano vuelve a colocar el flap o lámina en su lugar.
  • En comparación con el procedimiento Lasik 100% láser, es una técnica algo más agresiva y con una  recuperación visual más lenta.

Lasek

Lasek (Laser in Situ Epithélial Kératomileusis), es una variación de la cirugía refractiva Lasik. Es una técnica en la cual se levanta una capa delgada de epitelio corneal y en el lecho se realiza el modelado de la córnea con el láser Excimer hasta corregir el defecto refractivo.

Posteriormente, se coloca un lente de contacto terapéutico que generalmente se retira entre 5 a 7 días después de la intervención. La recuperación es un poco más lenta que con Lasik, pero los resultados visuales finales son excelentes.

PRK

La Queratotomía Foto Refractiva o PRK es una cirugía refractiva indicada a aquellos pacientes a los que no se les puede hacer un corte debido al espesor natural de su córnea. Esta cirugía se realiza con un láser Excimer, que utiliza un haz de luz ultravioleta frío para eliminar de manera muy precisa diminutos trozos de tejido de la superficie de la córnea con el fin de remodelarla hasta conseguir el espesor y la curvatura deseados para una adecuada visión.

El procedimiento no suele durar más de seis minutos y el paciente se recupera en un lapso promedio de una semana. Luego de la cirugía, el médico cubre la zona de la córnea tratada con lentes de contacto hasta que se regenera el tejido epitelial.

El primer procedimiento de PRK fue efectuado en un ojo humano en 1989.

En comparación con la técnica Lasik, la recuperación post operatoria es más lenta, al igual que la estabilización de los resultados visuales.

Imagen3

Cirugía Faco Refractiva:

La Cirugía Faco Refractiva tiene como fin corregir vicios refractivos que no pueden ser tratados con el procedimiento Lasik o similar. Se utiliza cuando existen contraindicaciones absolutas o relativas que pueden desaconsejar la práctica de la cirugía corneal en determinados pacientes. Por ejemplo, los pacientes con córneas muy delgadas o ametropías elevadas, no son candidatos ideales para realizar procedimientos con láser, porque éste consumiría demasiado tejido corneal, deteriorando la calidad visual. En estos pacientes, las técnicas intraoculares proporcionan un método alternativo para reducir la dependencia de anteojos y lentes de contacto. Existen dos formas de realizar este procedimiento quirúrgico:

  • Implante de Lentes Intraoculares Fáquicos:

Permite el implante de un lente intraocular dentro del globo ocular sin retirar el cristalino o lente natural del ojo, permitiendo de esta forma preservar el efecto de enfoque que el ojo humano naturalmente tiene, lo cual es una gran ventaja y una opción importante para corregir defectos visuales. Puede realizarse mediante el Implante de Lentes Fáquicos  de Cámara Anterior (la lente intraocular se introduce entre la córnea y el iris) e Implante de Lentes Fáquicos de Cámara Posterior (se instalan de forma permanente entre el iris y el cristalino del ojo).

  • Implante de Lentes Intraoculares Pseudofáquicos:

Es una  cirugía sobre el cristalino con la técnica de facoemulsificación con ultrasonido, de la misma manera en que se realiza la cirugía de cataratas, a través de micro incisiones corneales y el implante de un lente intraocular en el saco capsular, donde se encuentra el cristalino.

El recambio del cristalino con propósitos refractivos con el implante de un lente intraocular pseudofáquico mediante cirugía faco-refractiva ofrece algunas ventajas sobre la cirugía refractiva corneal y los lentes fáquicos; como es el caso de altas ametropías en pacientes mayores de 50 años con presbicia, particularmente hipermétropes, quienes no tienen buena visión de lejos ni de cerca.